Teniendo como sede la Comisión Estatal de Derechos Humanos, se celebró un convenio para prevenir, detectar e investigar el delito de trata de personas, entre la propia comisión, la Fiscalía General de Justicia del Estado y la Asociación Mexicana de Hoteles de Nuevo León.

El evento fue presidido por el licenciado Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, Fiscal General de Justicia, la maestra Sofia Velasco Becerra, presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León y el licenciado José Treviño Treviño, Presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Nuevo León, A.C.

En su intervención, el Fiscal General señaló que el acuerdo firmado “propiciará diversos actos en protección de los derechos humanos de quienes viven en Nuevo León. Sobre todo, de las personas que están en una situación vulnerable y, por tanto, son susceptibles de explotación por parte de delincuentes o grupos de la delincuencia organizada”.

Destacó que este delito de trata busca la explotación de personas con fines sexuales o laborales, también de mendicidad, como lo han señalado documentos internacionales y que es una industria del delito con datos que señalan la necesidad de estar en activa vigilancia de esta práctica ilícita.

Refirió además que las estadísticas nacionales contemplan que es un delito que afecta a personas de todas las edades, incluyendo a niños que se encuentran en estado de esclavitud, siendo necesaria la intervención inmediata para el combate a este grave delito.

“En este sentido, es de valorarse la iniciativa de la Asociación Mexicana de Hoteles de Nuevo León, A.C., para ser partícipe de este instrumento de colaboración, el cual promueve la prevención y actuación en vías de erradicar este delito de lesa humanidad. La participación de la sociedad civil organizada es la muestra de que nuestro Estado y nuestro país construyen una estructura de colaboración que rendirá frutos de justicia efectiva”, señaló el fiscal.

El Fiscal General agradeció a los firmantes por su compromiso institucional y social que demuestra una ocupación efectiva en torno a ese delito que reduce la dignidad humana en todas sus vertientes.