En un evento donde participaron ministerios públicos investigadores y orientadores, se rinde tributo a los y las Fiscales del Estado.

En cumplimiento al decreto de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, se realizó la primera celebración del Día Nacional del Ministerio Público con la participación de las autoridades de la Fiscalía General de Justicia el día 22 de octubre del presente año.

El evento fue presidido por Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, Fiscal General de Justicia; Javier Garza y Garza, Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción; Gilberto De Hoyos Koloffon, Fiscal Especializado en Delitos Electorales; Luis Enrique Orozco Suárez, Vicefiscal del Ministerio Público; y Alberto Barrera Cantú, Vicefiscal Jurídico.

El primer orador del evento fue el licenciado Emilio Rodríguez Rodríguez, Director General de Atención Ciudadana y Soluciones Alternativas, quien resaltó la siempre destacada función de los y las ministerios públicos, quienes se enfrentan a nuevas obligaciones originadas por el sistema penal acusatorio. El licenciado Rodríguez, señaló que el “proceso de cambio encuentra su fundamento en la noción de profesionalización y modernización encaminada a fortalecer la actuación del ministerio público, enalteciendo los valores de la honestidad, respeto, integridad, lealtad y justicia que contribuyan, en primer lugar, a consolidar la herramienta de acceso a la justicia como el derecho fundamental indispensable en el progreso y desarrollo de la comunidad que somos parte, el segundo, como mecanismo de prevención y atención proactiva y humana de las personas que así lo requieran”.

Con la presencia de más de 400 personas el orden del día que contempló la entrega de reconocimientos a ministerios públicos que con su trayectoria han mostrado las virtudes de la procuración de justicia. Recibieron estas constancias de manos del Fiscal General: Laura Inés Canales Figueroa, José Leonardo Montañez Garza, Margarita González Ramírez, Santiago David González González. Janeth Maydali Charles Muñoz, Zandra Ayde Lozano Flores, Rosalba Rangel Montes, Héctor Guadalupe Rosales Moreno, Sandra Huerta Oliveros, Juan Manuel Rubio Delgado, María de Jesús Ortiz Zavala.

En nombre de quienes recibieron esta distinción tomó la palabra la licenciada Laura Inés Canales Figueroa, quien expresó su gratitud por el reconocimiento que les entregó la institución de procuración de justicia. Señaló que esta función recibió a los homenajeados con los brazos  abiertos y con ella hicieron el compromiso de servir a la sociedad, con honestidad y entrega.

Asimismo, la licenciada Canales hizo referencia del costo que tiene la función ministerial ya que han asumido los  riesgos que les han sido impuestos y de los cuales pueden dar cuenta sus  familias, compañeros y amigos cercanos, que a la vez son el soporte en las horas  de desvelos y sinsabores, pero también se alegran con los éxitos y  reconocimientos, como el de hoy, que es muy grato, porque con ello se refrenda que han cumplido la misión encomendada.

“Compartimos el júbilo con la certeza de que el camino no ha sido fácil, pues es bien  sabido que al Agente del Ministerio Público se le exige firmeza en sus determinaciones,  pero también un gran sentido humano para tener siempre compasión ante el dolor,  indignación y objetividad ante las conductas delictivas que laceran a la sociedad y que  hemos de combatir con toda decisión pero  a la vez tener la suficiente empatía con las  víctimas que lamentablemente se ven involucradas en los casos que conocemos”, señaló la representante de los reconocidos.

También hizo alusión a los cambios que se han realizado conforme el paso de los años, refiriendo la transformación de nuestro sistema de justicia, que en Nuevo León inicia a partir del 2004 con la implementación de los juicios orales y la reforma de junio del 2008, con la migración al sistema acusatorio. Asimismo, hizo referencia a la transformación de la Procuraduría General de Justicia a una Fiscalía Autónoma con todo lo que ello representa, “para responder a estos retos, continuamos con nuestra preparación académica, estudiando maestrías y aprovechando los múltiples cursos de  capacitación que la fiscalía nos brinda”. Terminó por agradecer el reconocimiento y refrendar su compromiso con la institución.

A continuación, hizo uso de la palabra el licenciado Luis Enrique Orozco Suárez, Vicefiscal del Ministerio Público, quien después de felicitar a sus compañeros expuso que el concepto que define la vida de los y las fiscales es el reto.

“Reto, enfrentar una de las peores crisis de seguridad que ha visto el país. Crisis que dejó sentir sus efectos con una particular fuerza en nuestro Estado. La mayor parte de quienes estamos el día de hoy aquí́ somos compañeros y compañeras desde hace muchos años, nos tocó vivir en carne propia la perdida de amigos y colegas, al mismo tiempo que arriesgamos nuestra propia integridad y la de nuestros seres queridos. Reto, implementar el sistema penal acusatorio. Con la reforma constitucional de 2008 nos vimos en la necesidad de echar a andar la reforma procesal penal más ambiciosa en el continente. ¿Qué les puedo decir que ustedes no sepan? Hemos tenido que volver a aprender el funcionamiento del sistema de justicia, desarrollar nuevas habilidades, descifrar reglas confusas, en fin, nos hemos visto obligados a tratar de procurar justicia para las víctimas en un entorno incierto y de continuo cambio. Reto, transitar de una procuraduría a una fiscalía como órgano constitucional autónomo. Detengámonos unos segundos para reparar en la dimensión de este cambio; estamos siendo partícipes en la fundación de un nuevo órgano del Estado”.

Asimismo, señaló que al final de cuentas todos los retos son sinónimo de oportunidad e invitó a los y las fiscales a abrazar la oportunidad con el honor que se merece, pero también cobrando conciencia de la enorme responsabilidad que representa.

Es importante, expresó, que no vean las reformas como un capricho legislativo que ha complicado su labor, sino que son las respuestas a las demandas de una sociedad que exige una mejora sustantiva en la investigación y persecución de los delitos.

Por último, manifestó que le llena de orgullo formar parte de la misma institución que los presentes y que el día del ministerio público es un día para celebrar, pero debe aprovecharse también para reflexionar sobre lo que todas y todos pueden hacer para mejorar el trabajo de la Fiscalía y la imagen del Agente del Ministerio Publico.

Como parte culminante del evento, el licenciado Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, Fiscal General del Estado, manifestó que el Día del Ministerio Público tiene como finalidad brindar un merecido reconocimiento a los hombres y mujeres que hacen posible la procuración de justicia en la república mexicana.

Señaló que la institución está frente a grandes retos, tal vez el más importante es el lograr los resultados que cambien por completo la percepción ciudadana respecto a la figura del ministerio público.

“Sabemos y estamos conscientes que por muchos años los y las fiscales han estado trabajando con fervor, pero con limitantes técnicas y de infraestructura. A pesar de ello, siempre han estado presentes en los momentos más adversos para la sociedad, respondiendo al clamor del que requiere auxilio personal, patrimonial o familiar. Cuando el deber les ha llamado, no han sido sordos ni indolentes, pues su labor es esencial para la consumación de la justicia social”, expresó el fiscal.

Continuó en su exposición refiriendo las cualidades de la Fiscalía, al asegurar que con la instauración de la Fiscalía General de Justicia del Estado se marca una nueva época en la procuración de justicia. Que en este órgano independiente y ciudadano el principal objetivo es la ciudadanía, pero el conducto siempre será a través de los fiscales, que día a día despliegan la operación ministerial.

Recordó a los y las presentes que la Fiscalía se conforma por 301 agentes del ministerio público investigadores, de los cuales 185 son hombres y 116 mujeres, así como de 412 agentes del ministerio público orientadores, siendo 183 hombres y 229 mujeres.

“Recibir la investidura de ministerio público debe ser motivador a tal grado que los jóvenes profesionistas que acompañan a los fiscales vean en esta función su objetivo de vida, de tal manera que sean formados en la honestidad y en el servicio a los demás. De ahora en adelante este día será una de las celebraciones más importantes para nuestra institución, trataremos de demostrar a ustedes nuestro agradecimiento por su incansable labor”, dijo.

Concluyó aseverando que “muy pronto, todos unidos, llevaremos a la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León, al sitio que le corresponde. Es decir, a ser la mejor Fiscalía de México”.