Por décadas se ha hablado de la presión de la sociedad para que la mujer se mantenga joven, delgada y bella. Cuántas veces hemos escuchado frases como: “Ya dio el viejazo”, “Se ve dejada”, “engordó, por eso la dejo el esposo”. Es vedad que la presión social cada vez es más “equitativa” pero tenemos que reconocer que, en cuanto a la imagen corporal, se le exige más a la mujer y es la misma mujer quien mantiene esas exigencias para sí misma.

Por ya casi 20 años me he dedicado a la detección, prevención, diagnóstico y tratamiento de pacientes con trastornos de la conducta alimentaria y aunque los diagnósticos se han perfeccionado, las patologías cada vez son más complejas y los tratamientos más eficaces, efectivos y a la vanguardia; existe un factor que se sigue manteniendo: la presión social.

Por años he escuchado en mi consulta lo importante que es para las mujeres poder pertenecer a una sociedad tan exigente con la imagen corporal; sin importar el país, ciudad, estado, ya sea de una gran metrópoli o una ciudad pequeña de la que provenga mi paciente, un común denominador es la fuerza que tiene en ellas la presión social como factor mantenedor de un trastorno alimenticio.

No solo las personas que padecen de un trastorno de la alimentación sienten la presión para mantenerse “perfectas”, cada vez son más las mujeres que se comparan con celebrities de las redes sociales, llámense vloger, youtubers, influencer, es muy común ver a adolescentes, jóvenes y hasta mujeres maduras, sintiéndose inferiores o con complejos con su cuerpo después de ver las redes sociales. Cada vez existen más estudios que demuestran que las redes sociales generan ansiedad, baja autoestima e incluso que las mujeres modifiquen sus hábitos alimenticios después de ver Instagram, Facebook o Tiktok.

Es vital, prestar atención a esta nueva presión social, sería muy lamentable que miles de mujeres sigan basando su autoestima en esos perfiles y sobre todo que basen su valor en un número de seguidores o likes.

 

Lic. María Luisa Tinajero
Experta en Trastornos de la Conducta Alimentaria
Coordinadora de Psicología en el Ambulatorio Psicodiagnóstico de Comenzar de Nuevo.